sábado, 19 de septiembre de 2015

Reseña de la obra teatral "El niño que salió de un agujero negro"

El teatro junto con la literatura, el cine y la fotografía es una de mis grandes pasiones, y cuando se da la ocasión de poder compartir esta pasión con mi niñas nos lo pasamos en grande!
Y así aconteció ayer en la Casa de la Cultura de San Juan de Alicante donde Fábrica de Paraules representó el estreno de la obra “El niño que salió de un agujero negro”.



Título de la obra: El niño que salió de un agujero negro
Intérpretes: Alberto Celdrán, Morela Giménez
Director: Alberto Celdrán

El escenario se abre sobre un paisaje poblado de árboles azules, algunas telas, lámparas y pocos elementos más.  Alberto Celdrán y Morela Giménez  en la obra son Hansel y Gretel, hermano y hermana que animan este espacio contándonos historias clásicas o muy conocidas (como en el caso de Alicia en el País de las maravillas) reinterpretadas a su manera casi sin la intervención de la palabra: el mimo lo es todo, teatro puro en el que el cuerpo ayudado por objetos clave es el principal vehículo de toda la comunicación con el público.
Desde el primer minuto de la representación el ritmo de la narración ha estado muy intenso, alternándose muchos recursos teatrales: teatro de sombras, mimo, máscaras, títeres, teatro en el teatro –con la espectacular escenificación musicada de la historia de Pulgarcito-, todos empleados con una habilidad y un primor impecables.
Mucha risa y mucha sorpresa en esta primera parte de la obra. Hasta el momento en el que Hansel y Gretel se encuentran con el pozo y con “El niño loco” que vive allí dentro.



El pozo se abre. Una íntima música de piano y el alternarse de luz y oscuridad acompañan la entrada a ese mundo subterráneo, a ese mundo a parte donde vive “El niño loco”. Este es representado por un muñeco animado gracias a precisos movimientos de Alberto y Morela, que con una maestría absoluta son capaces de colmar de vida a ese muñeco de trapo.
El ritmo de la representación ralentiza y aparecen las palabras, duras como puñales que declaran la imposibilidad para el niño de poder vivir una vida normal, de poder echarse a volar con sus sueños, de poder ser y estar en el mundo.
El niño se queda encerrado hasta que Hansel y Gretel lo sacan de ese agujero negro.  Una simbología muy bien construida en el que la oscuridad en la que vive el niño representa a la vez la enfermedad mentalel y el ocultismo sobre su persona y su vida debido a la enfermedad misma.
En esta obra el niño consigue salir del agujero negro gracias a otros dos representantes del mundo de la infancia: poco a poco dejarán de tenerse miedo y descubrirán que todos tenemos rarezas y que estas no tienen porqué impedirnos vivir juntos y disfrutar el uno del otro. Hansel y Gretel sostienen al niño, lo sostienen físicamente  y emocionalmente: le hacen bailar, saltar, sentarse con ellos y tumbarse y revolcarse en las risas.
El teatro de sombra interviene para hacernos ver el sueño que alberga en el profundo del alma del niño: a su despertar sus amigos le darán lo que él necesita para realizar su sueño y para ser feliz siendo lo que él siente.



El poder sanador de la amistad, la aceptación de las diferencias, la confianza en nuestra fantasía y en la alegría propia de la infancia son los motores de toda esta obra: una preciosa reflexión que nos hace ver con claridad lo importante que es para cada uno el sentirse libre y apoyado para realizar sus propios sueños.



Como nace “El niño que salió de una agujero negro”
Esta obra nace de un trabajo de 9 meses de un laboratorio de investigación teatral sobre la enfermedad mental. Un laboratorio por el que han pasado muchas personas a las cuales ayer Alberto agradeció con absoluto cariño su participación en este hermoso proyecto.
Os invito a visitar su página FB y a descubrir las reflexiones y las obras de arte que han llevado hasta la realización de esta maravillosa obra. Aquí os dejo algunas imágenes para abriros el hambre

mirada al niño que salió del agujero negro de Paula Alenda


mirada al niño que salió del agujero negro de Henar Bengale


mirada al niño que salió del agujero negro de Pedro Strange



Desde el corazón agradezco a tod@s l@s que han hecho posible que esta obra pudiera existir y sobretodo agradezco a quienes nos la han contado con tanto amor, emocionándonos en lo más profundo: ¡Gracias Alberto, gracias Morela!

2 comentarios:

  1. Precioso e ingeniosa historia que será sin duda de ayuda a muchos niñ@s para aceptar las diferencias en su entorno, Felicidades!

    ResponderEliminar